Un error de cálculo: sexo con mi prima

Tengo que reconocer que, en mis años mozos, y mientras iba conociendo aspectos de la vida e ideando estrategias para poder ir solventándolos, cometí algunos errores garrafales. Aunque ahora que lo pienso, a lo mejor no fueron tan graves: simplemente iba tanteando el terreno y conociendo mis probabilidades, pero la falta de experiencia puede que me hiciera equivocarme en mis cálculos y no diera con el comportamiento adecuado a las situaciones. Por eso así, a voz de pronto, no puedo olvidar la que fuera mi primera equivocación, el incesto porno con una de mis primas.

En realidad, en aquellos tiempos yo era un pipiolo que, en cuestión de chicas, no tenía la menor noción de estrategia, y que practicaba lo que todos en aquel momento: salir a intentar ligar a saco, y así pillar a la chica que fuera e intentar tirármela lo más pronto posible, ante la duda de que pudiera cambiar de opinión. No me iba ni mejor ni peor que a los demás, pero claro, nunca tenía bastante, y creo que por eso, cuando vi que mi familiar me ponía ojos e intentaba acercarse a mí, no pensé dos veces en sí teníamos lazos de sangre o no: mi miembro viril habló y hasta pensó por mí, y yo no tenía otro deseo que hacerle caso a esa única parte de mi cuerpo.

En realidad casi se puede decir que fui yo el follado, si tenemos en cuenta que mi prima se metió en mi cuarto a escondidas, con alevosía y nocturnidad, justo como se ve en los videos porno online. De hecho, pensé que estaba soñando e intenté darme la vuelta en la cama, pero cuando sentí su peso sobre mí me di cuenta de que todo era real, y otra vez fue mi pene el causante de que despertara y me hiciera cargo de lo que estaba pasando. Si alguien me pregunta qué paso con detalle, creo que no podría contarlo, porque estaba tan alucinado que las cosas no están claras en mi mente; así que creo que en mi recuerdo debe estar la cosa más engrandecida de lo en verdad debió ser.

Luego he sabido que mi prima solía hacer esas cosas, y que no era el primer pariente que gozaba de sus favores sexuales. Pero como sea, cuando hecho la vista atrás, no puede decir que haya sido una de esas ocasiones de antología, donde aunque fuera por lo morboso de la situación debía haber sido un polvo alucinante. No lo recuerdo así, más bien como si de dejara llevar por los acontecimientos, y si ahora me encontrara en la misma situación, quiero pensar que haría las cosas de diferente manera. Lástima no poder volver el tiempo atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *